Café Tacuba

 

En el centro de México, en Tacuba nº 28 (ahora República de Guatemala), muy cerca del Metro Allende y del Zócalo, en el Centro Histórico de la ciudad, hay restaurante llamado Café Tacuba. Sí, exactamente como el grupo de música.

Se trata de un local con una larga historia, fundado en 1912 como restaurante, pero construída, la casona que ocupa, en el siglo XVII, en el que se puede comer comida tradicional mexicana bastante rica, y amenizada por canciones típicas de este país.

Su decoración típica mexicana te hace sentir a gusto, y como en todos los restaurantes y cafeterías de México el servicio es eficiente, agradable y rápido.

El domingo fuimos a pasar un día cultural por el centro y nuestra primera parada fue este café, pues aquí es muy normal y casi obligado desayunar bien y salir a desayunar a lugares como este. Nada más entrar me llamó la atención la enorme sala llena de mesas con gente desayunando. Su decoración, los faroles, los azulejos, puertas de madera labradas, pinturas. Al darnos mesa nos ofrecieron una en uno de los salones de arriba y subimos por una preciosa escalera de semicaracol (aunque amplia), con una barandilla de hierro forjado. Arriba, en el Salón de la Virgen, el nuestro, figuras de vírgenes y una cenefa de rosas rojas.

Me queda la duda, pues esa es la sensación que tuve, de si en algún momento fue un convento de monjes. O tal vez simplemente una casona señorial de algún duque o conde español.

Y nada más sentarnos aparecieron los músicos. “Aquí llega el alboroto”, dijo el del guitarrón, y durante un rato la especie de tuna (aquí llamadas estudiantinas) nos cantó varias rancheras de las más conocidas.

De menú, unos huevos con frijoles para Xavi y jugo de naranja y para mi… tamales de pollo y salsa verde, atole y jugo de naranja. Para compartir los dos un pan (dulce, bollo) de canela, pues cuando te sientas a desayunar en un sitio además de tu plato salado, el camarero (mesero) aparece con una gran cesta llena de panes (bollos) de la cual si quieres eliges uno o dos, o los que se te antojen.

Precio: 210 pesos – 13.12€

Morirse de hambre en este país es más bien difícil…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un café lleno de hechos históricos, como el asesinato del político Manlio Fabio Altamirano en 1936. O de leyendas, como la del fantasma de una monja que cuida el lugar, Sor María Blasa del Sacramento que en el S. XVIII fue obligada por su padre a meterse monja en contra de su voluntad. Al tiempo que entregó a su hija a la Iglesia, donó el solar donde ahora se levanta el Café Tacuba, para construir ahí un convento de Clarisas (y con esto se resuelve mi duda), orden a la que se incorporó María Blasa. Un día cumpliendo con sus labores un loco enamorado de ella la asesinó y desde entonces vaga por la casa. (Fuente: http://www2.eluniversal.com.mx/pls/impreso/noticia.html?id_nota=31315&tabla=NuestroMundo)

Música de hoy: Ingrata, Café Tacuba

4 comentarios en “Café Tacuba

    1. Jejejeje, te llevaremos, por supuesto, ya lo tengo anotado como sitio indispensable. Y habrá tamales, sólo que mejor compartimos las dos porque yo sólo me pude terminar uno! el otro lo pedí para llevar jajajaja. Mua!

    1. El grupo es un “movedor de masas” en México, y a España ha llegado poquito a poco, de hecho yo les vi tocando en el Raval hace siete años. Y el café es uno de los “restaurantes que no hay que perderse” en todas las guías y el imaginario mexicano.
      Nos vemos desde luego en Cuernavaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s