Día de la Candelaria

El 2 de febrero en México y en España se celebra el Día de la Candelaria. Pero en México se mantiene una tradición muy curiosa, que siguen muchos mexicanos, jóvenes y no tanto: llevar a bendecir al “Niño Dios”.

Cuando nació el niño Jesús (el Niño Dios), llevaban a los niños a bendecir al templo. A las niñas un poco más tarde, y a los niños a los pocos días de nacidos para hacerles la circuncisión. Cuenta la tradición – leyenda que María y José llevaron a Jesús a presentarlo un dos de febrero. Por otra parte, el nombre de este día está relacionado con la candelas o velas que se llevan y que representan la luz de Jesús para el mundo, según la fé católica.

Esta tradición – ritual, comienza el 24 de diciembre. Ese día se arrulla la figura del Niño Dios y desnudo se coloca en el pesebre. El 6 de enero se parte la rosca de Reyes y aquel al que le salga la figurita del Niño, el 2 de febrero hará una fiesta en la que invita a tamales y atole.

Ese mismo día comienza la segunda parte de la tradición. Se lleva a los niños dios a vestir. Los mercados se llenan de carteles de “Se visten Niños Dios”, y cada familia lleva a su figura (o figuras) a vestir con diferentes ropones (faldones en España) y a limpiar. Vestido así estará todo el año hasta el siguiente diciembre noche en la que se le desnude para arrullarlo y ponerlo en el pesebre.

Hay muchos modelos de ropón para elegir. Curiosamente uno de los más populares es el del Niño de Atocha, en España.  Pero como se puede ver en una de las fotografías existen ropones para el Niño de la Abundancia, de la Paz, de la Misericordia, de la Salud, San Juditas Tadeo, etc.

Una vez vestido, bien cargándolo como un bebé, o sentado en un trono de madera, o, lo más habitual, en un canasto que hace las veces de moisés, la gente acude a las iglesias a recibir la bendición. En la puerta se embellece a los niños con ramitos de flores y velas.

Finalmente, dentro de la iglesia cada uno tiene su momento de oración y una vez que sale el padre se acercan al altar con sus “bebés” a recibir el agua bendita.

Coyoacán

El barrio de Coyoacán, uno de los más tradicionales de esta enorme ciudad, por supuesto también cumple con esta fiesta y en la tarde del 2 de febrero mucha gente se acerca a la iglesia y ex convento de San Juan Bautista. En el mercado, uno de los más típicos de Ciudad de México se visten Niños Dios con una gran oferta de modelos de ropón. Y a las puertas del templo esperan las vendedoras de ramitos de flores y de candelas.

Cada uno tiene su historia. La pareja que lleva cuatro figuras, pero que está especialmente orgullosa del Niño de Atocha, ahora que se han encontrado con una española que les pregunta y les fotografía. O una señora encantadora que ya dentro de la iglesia me cuenta que sus figuras, lleva cinco, son de madera. Es una tradición de familia, el más antiguo es el suyo, se lo regaló su madre cuando se casó hace 40 años. De madera porque su madre tenía la creencia de que sólo a los de ese material les llegaba de verdad la bendición, nunca a los de yeso, que “no eran de verdad” (sic). Desde entonces ella le ha regalado uno a cada una de sus hijas al casarse. Ahora ella lleva a bendecir el suyo, el de su cuñada y el de cada una de sus tres hijas.

*Actualización. La Iglesia Católica, hace unas consideraciones a propósito de esta tradición: Consideraciones a la hora de vestir al Niño Dios. Si no fuera por el respeto, me parecerían por lo menos jocosas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s